¿Cuándo es el mejor momento para invertir en bolsa?

La inflación sigue atacando a los bolsillos de los españoles. En concreto, el precio de los alimentos, el del ocio o el de las hipotecas continúan en aumento este verano y drenan los ahorros de los españoles. Y aunque se ha podido presenciar un descenso en el precio de la energía, según el último informe del Banco de España «las tasas de inflación subyacente continúan sin flexionar a la baja de forma significativa y generalizada».

«Invertir en bolsa siempre es una buena opción pero, sin lugar a duda, en entornos de inflación es la mejor opción» afirma el profesor de Bolsa e Inversión de Deusto Formación, Marc Ribes. Y añade que, en este contexto, muchos españoles han decidido empezar a hacerlo.

En concreto, Ribes apunta como referencia la situación actual de la bolsa alemana. «En Alemania, la renta fija está haciendo frente a caídas del bono alemán del 25% a 10 años, situación que también se está evidenciando en la bolsa de valores de Frankfurt (DAX40)» afirma.

En la misma línea, la inflación está provocando cierta inestabilidad en la renta variable aunque «son volatilidades que en el largo plazo se recuperan e, incluso si evitas los activos que han tenido una mayor sobrevaloración, no se debería superar un 10% de volatilidad», reconoce el experto. Por lo tanto, en momentos de inflación «la valoración de los bonos se deteriora y eso significa que el encarecimiento impacta positivamente en el beneficio por acción al repercutir sobre los precios y los beneficios» afirma Marc. «Esta tendencia funciona especialmente en los activos que se protegen de la inflación pero en la deuda no ocurre puesto que se pierde el poder adquisitivo de la inversión realizada» añade.

Tres consejos clave

Desde Deusto Formación, reconocen que «lo más importante antes de realizar cualquier inversión es contar con las herramientas y los conocimientos necesarios para afrontar los obstáculos y las dudas que puedan surgir».

Es por ello que, desde la empresa consideran la formación como elemento clave: «Desconocer el funcionamiento del sistema puede conllevar serios problemas, de forma que es esencial conocer las bases para evitar cometer los errores típicos de todo operador. Los ámbitos sobre los que se deben tener conocimientos son el comportamiento del precio a través del análisis técnico, el funcionamiento del mercado a través de la macroeconomía y comprender los estados contables de la compañía», explican.

Además, aconsejan a los inversores que «se lo tomen como un trabajo» ya que «es un oficio que requiere tiempo y dedicación, no puede tomarse a la ligera».

Concluyen que también hay que buscar el equilibrio entre el acierto, la rentabilidad y el riesgo: «La posibilidad de que muchas operaciones salgan mal existe, pero la importancia reside en saber cuándo cortar la pérdida para que no sea muy perjudicial para su patrimonio», resumen.